Recetas
Comment 1

Este conejo sabe a gloria

Como casi todos los niños y niñas siempre me había negado a comer conejo. “¡Abuela, ¿cómo has podido hacerlo?!” le espetaba cada vez que veía que estaba guisando arroz con conejo. “Pobre animalito” pensaba yo.  A mi madre creo que le daba tanta pena como a mí, por lo que en casa no hay recetas con este lindo bichito peludo que yo conozca más allá del clásico arroz amarillo guisado con conejo.

Ya sabemos que la carne es fundamental dentro de una dieta equilibrada por la gran cantidad de proteínas que aportan a nuestro cuerpo. Sin embargo, la carne blanca, como es la del conejo, el pavo o el pollo se convierte en la opción más sana debido a que tiene pocas calorías, por eso se recomiendan para dietas, no solo de adelgazamiento, sino bajas en colesterol, a personas con problemas de estómago o de hipertensión por su bajo contenido en sodio. Vamos que el conejo es una de las carnes más saludables que podemos comer.

La receta de hoy ha salido bien, pero podría haber salido fatal. He tenido suerte y aunque hay que ajustar la cantidad de algún ingrediente este arroz con conejo, tomate, romero y pimentón de la Vera ha sido un gozo en la boca y en la nariz. ¡Vaya olores!

arroz horizontal

Arroz y conejo al pimentón de la Vera (4 pax) 

1 conejo troceado, cabecita incluida

aceite de oliva

3 dientes de ajo

2 cucharadas de pimentón ahumado de la Vera

2 cucharadas de tomate concentrado*

3 puñados de arroz

Para el caldo

agua

una ramita de romero fresco

la cabeza del conejo

sal

¿Cómo lo hacemos? 

  • Calentamos una sartén con un buen chorro de aceite de oliva y marcamos el conejo. Mientras ponemos un cazo con agua a calentar con la cabeza del conejo, una pizca generosa de sal y la rama de romero.
  • Apartamos en un plato los trozos de conejo ya marcados y doraditos, sin que estén terminados de hacer para que no pierdan todo el jugo en esta primera fase.
  • En esa misma sartén se añade más aceite y con una cuchara de madera – o cualquier otro utensilio de cocina similar- despegamos los restillos de la grasa del conejo y añadimos los tres dientes de ajo laminados a fuego lento.
  • Cuando los ajos estén en su punto, sofreímos el pimentón unos segundos y añadimos el tomate concentrado (* puse las dos de tomate concentrado y estaba bastante potente de sabor, pero si se quiere rebajar, añadir una de tomate triturado).Rápidamente ponemos el arroz, le damos unas vueltas para que coja los jugos y añadimos el caldo que hemos preparado antes junto a los trozos de conejo.
  • Damos caña al fuego entre 8 y 10 minutos para que haga chup-chup y el arroz suelte todo el almidón. Bajamos el fuego otro 10 minutos aproximadamente para que el grano quede entero, que no se pase.

Anuncios

1 comentario

  1. Pingback: ¿Qué pimentón uso? | römero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s