Mes: marzo 2015

Galletas en 10 minutos

Me declaro fan de las recetas que se pueden hacer en 10 minutos y ésta, además de hacerse rápido se come rápido. Yo he estado salivando desde que metí la bandeja en el horno, toda la casa oliendo a miel y plátano. ¡Así no hay quién se concentre! Hoy vamos a preparar unas deliciosas galletas de avena, plátano y miel que le he visto a Puchereta. Yo ya las he probado y he tenido que echar el freno de mano para no acabar con ellas de una sentada. Además, te las comes con más gusto al saber lo buena que es la avena que es uno de los alimentos más completos que hay por su combinación de proteínas, grasas, hidratos de carbono, minerales y vitaminas. Ahí es nada. ¡Energía pura! Para 20 galletas 200 gr de copos de avena integral 2 plátanos maduros 3 cucharadas de miel (o sirope de ágave) una cucharadita de zumo de limón  trocitos de chocolate negro Hay que machucar los plátanos hasta hacer un puré y añadimos el zumo del limón. …

Un zumo para no oxidarse

Lo confieso: tengo predilección por los zumos que tienen piña y frutos rojos. Me encanta la combinación de estas frutas con poderosas propiedades para nuestro organismo. La piña es conocida por ser, entre otras cosas, diurética y muy buena para controlar la obesidad.  Si os gusta el zumo de piña, os recomiendo que lo hagáis natural, directo a la batidora con cero azúcares añadidos ni conservantes, todas las vitaminas para nuestro organismo. A mi me encanta la acidez que aportan los frutos rojos como los arándanos, moras, grosellas  y frambuesas que sirven para contrarrestar el dulzor de algunos postres tienen propiedades que ayudan a retrasar el envejecimiento y algunas enfermedades degenerativas. ¡A mezclar! 3 rodajas de piña 3 naranjas frutos rojos *leche * Podéis añadirle un poco de leche o agua si veis que queda muy espeso, con el zumo de naranja y el jugo de la piña sería suficiente, pero es cuestión de gustos. Si queréis que tenga una textura granizada podéis tener la fruta congelada en taquitos o añadir algunos cubitos de hielo.

Crema de calabaza y curry

Aunque la primavera llegó el pasado viernes, la lluvia y el frío de estos días nos dicen lo contrario, así que voy a aprovechar que todavía el cuerpo nos pide cosas calentitas para recomendaros una rica crema con la verdura del invierno: la calabaza. Nuestra receta, además de ser como todas las cremas sana, rápida y fácil de hacer tiene ese puntito especial que le da usar una calabaza butternut, más dulce y con ricos matices a nuez, y unos polvitos mágicos: curry, que aporta un toque muy especial. La calabaza es una hortaliza fantástica para una dieta saludable y baja en calorías, y se puede cocinar de miles de formas diferentes. Para la crema  1 calabaza butternut 1 puerro grande  3 zanahorias  2 ó 3 patatas 1 litro de caldo de verduras o pollo una cucharadita de curry una pizca de nuez moscada sal aceite de oliva taquitos de jamón, langostinos o bacón  ¿Cómo lo hacemos? Cortamos toda la verdura en tacos no muy grandes para que la cocción posterior sea más rápida. Ponemos en una …

Torrijas: de la cuaresma al brunch

Como hoy es el Día del Padre y al mío le gusta mucho los postres, vamos a hacer torrijas que es uno de esos dulces asociados a una fecha concreta, en este caso a la Cuaresma y a la Semana Santa, dicen que en España está ligada a la religión por aquello de no comer carne en cuaresma. Los orígenes no están claros. En el resto de Europa,  se consideraba una comida de pobres: pan, leche o vino y huevos. Sin embargo, ahora no hay un buen brunch en el que no te ofrezcan unas ricas  french toast que ha diferencia de nuestras torrijas, están pasadas `por la planta con mantequilla y no fritas en abundante aceite, pero sí, son torrijas. La primera receta de las torrijas aparece en Apicius, una recopilación de recetas del Imperio Romano durante los siglos IV y V ( por cierto, precioso este estudio y recuperación de este libro por el Proyecto Gutenberg. En España, las primeras recetas aparecen en el Libro de Cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y años …

Lisboa, te como

Si tienes un fin de semana largo puedes disfrutar de una de las ciudades europeas más bonitas y donde se come mejor y más barato: Lisboa. El centro de la ciudad está salpicado de los típicos restaurantes caza- turistas, con menús que limitan a lo típico la rica y amplia gastronomía lusa. Aún así, nadie se puede ir de Lisboa sin probar, y reduciendo la lista mucho, un delicioso bacalao dorado, una buena feijoada, una açorda à alentejana o una carne a la brasa. Antes de pasar a las recomendaciones menos tradicionales, son de visita obligada a la Cervejaria Ramiro, una buena opción calidad- precio. El desayuno, mejor hacerlo al estilo lisboeta, en la barra de la céntrica Casa Brasileira en la calle Rua Augusta. No sabréis si atacarle al dulce o al salado, pero si os atrevéis con alguno de los menús como el sandwich de queso y plátano, tendréis energía para todo el día. Pero Lisboa también es famosa por sus locales cool en el Barrio Alto, así que nos pusimos a investigar y dimos con …